Índice
    7. Instituciones de autocontrol de la prensa    
   

En la mayoría de las naciones europeas, la prensa diaria está concebida como un instrumento determinante de la pluralidad democrática y, por consiguiente, desde las instituciones y la sociedad civil se ampara la independencia de los medios, que lleva, en ocasiones, al establecimiento de ayudas públicas destinadas a favorecer la diversidad de opciones. Una de las razones que inspiran los mecanismos de ‘control democrático’ o social, generalmente establecidos por la propia autorregulación de editores y periodistas, es la defensa de la libertad de expresión y el amparo de los diferentes actores del proceso informativo. En la mayoría de los casos, las instituciones independientes creadas para preservar la naturaleza esencial del periodismo proyectan únicamente su autoridad moral sobre la sociedad y los medios, y su eficacia se corresponde con la propia cultura del Estado de derecho. En varias naciones se parte de un código ético de amplio espectro, habitualmente elaborado por las organizaciones profesionales y sindicales de periodistas, al margen de que numerosos diarios cuenten con su propio código o hayan instituido la figura del ‘defensor del lector’. Existe una asociación, la ONO (Organization of News Ombudsmen), con sede en Estados Unidos, que agrupa a los defensores de lectores, entre ellos los de los diarios europeos Le Monde, La Vanguardia, Público, The Guardian, De Volkskrant y Diário de Noticias.

   
    Sin embargo, estas expresiones no son homogéneas y resultan escasamente conocidas en naciones como España, un país donde los intentos de autorregulación han sido denostados por los editores y algunos profesionales, que entienden que figuras como la de los Consejos de Prensa suponen una vuelta a la censura y la intervención propia de las dictaduras, ignorando el distinto alcance de la autorregulación en el seno de la cultura democrática. En 1999, la Federación de Asociaciones de la Prensa de España, hoy Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), creó una Comisión de Quejas y Deontología, que actúa de acuerdo con un código deontológico.    
    Para un conocimiento detallado de los códigos éticos y del papel de las instituciones de autocontrol, véase la información de la base de datos Eticnet, de la Universidad de Tampere (Finlandia), desarrollada por los profesores Nordenstreng y Heinonen.    
    En Alemania existe desde 1973 un Consejo de la Prensa, el Deutscher Presserat (v. en inglés) destinado al desarrollo de una prensa libre, pluralista e independiente, que promueve la ética periodística y se basa en un Código de Prensa, revisado y actualizado en mayo de 2000. Tramita las quejas de los lectores y ampara a éstos frente a posibles desviaciones no deseadas de los medios.  
    Organisation
Esquema del Presserat alemán
   
    En 1961 se creó el Consejo de Prensa de Austria (Presserat) por iniciativa de las asociaciones de editores y periodistas del país, como organismo independiente de autocontrol de la actividad periodística, basado en el respeto de la libertad de expresión y el derecho a la información.   Overskrift
    En Dinamarca fue creado, como organismo independiente de autorregulación, el Consejo de la Prensa, Pressenævnet (v. en inglés), que se establece como un acuerdo del conjunto de los medios de comunicación daneses y se basa en los valores cívicos y democráticos.  
    En Finlandia se creó en 1968 un Consejo de Medios de Comunicación, Julkisen Sanan Neuvosto, JSN (v. en inglés), promovido por las organizaciones de editores y periodistas, que tiene por misión velar por la libertad de los medios. El JSN se encarga de vigilar el cumplimiento del derecho de acceso a los medios, regulado en 1999.    
   

En los Países Bajos se estableció en 1960 un Consejo de la Prensa, el Raad voor de Journalistiek, RVDJ (v. en inglés). Es una institución independiente, integrada por periodistas y representantes de la sociedad civil, y dirime las cuestiones relacionadas con la ética de los medios, los derechos de los usuarios, el respeto a los valores democráticos, etc. El Bedrijfsfonds voor de Pers es el Fondo de la Prensa, creado para fomentar, a través de las ayudas económicas, la pluralidad e independencia del medio.

   
   



   
    En Portugal existe una Entidade Reguladora para a Comunicação Social (ERC), creada en 2005, que es el órgano independiente encargado de velar por el cumplimiento del derecho a la información, la libertad de prensa y la independencia de los medios frente a los poderes político y económico. Asimismo, en 1997 fue creado el Instituto de la Comunicação Social (ICS) y el  Observatório da Comunicação (OBERCOM).  


    En 1985 fue creada en el Reino Unido la Society of Editors, de la que forman parte los directores de los diarios, y tiene por misión defender y promover la libertad de expresión, velar por el desarrollo de la cultura democrática y de la ética en el ejercicio del trabajo periodístico. En 1991, se estableció la Press Complaints Comission (PCC), como institución independiente de autorregulación del sector, que atiende las reclamaciones de los lectores sobre los contenidos de la prensa.  
       
    En Suecia existe un Consejo de Prensa y un Pressombudsman, PO-PON (v. en inglés), encargado de velar por el cumplimiento los derechos democráticos de los lectores. Ambas instituciones están integradas por el sindicato profesional SJF, los editores (TU) y el Publicistklubben (PK).   Publicistklubben