PERÚ [informe 2008]

   
     
 

Durante 2008, se ha mantenido el alto número de agresiones que han sufrido los periodistas peruanos por parte de funcionarios, policías, responsables sindicales e incluso políticos. Aunque el desarrollo de algunos procesos judiciales pareciese mostrar una mejora en la lucha contra la impunidad, lo cierto es que no ha sido así y los periodistas del país latinoamericano se enfrentan a una desprotección sistemática.

Si bien los asesinatos son actualmente muy escasos en Perú, por una parte, no se han enjuiciado los crímenes padecidos años atrás y, por la otra, se continúa con una flagrante desprotección a los periodistas en activo. RSF se lamenta especialmente de las agresiones directas a periodistas cometidas por funcionarios, policías, responsables sindicales y también políticos, a plena luz del día. La institución afirma que es el propio perfil de los agresores lo que explica la dejadez  judicial para esclarecer este tipo de casos.
Así, aunque quepa reseñar algún avance en esta materia, el tono general es de pesimismo. En junio de 2008 se produjo la condena definitiva en la Corte Superior de Justicia de dos militares considerados culpables del asesinato, veinte años antes y en el momento más sangriento de la “guerra popular”, del corresponsal de la revista Caretas Hugo Bustíos. Igualmente, informa CPJ, en abril se condenó a los asesinos del periodista Miguel Pérez Julca, ocurrido en 2007, aunque la sentencia ha sido recurrida. Sin embargo, los asesinatos de los periodistas radiofónicos Antonio de la Torre Echeandía y Alberto Rivera Fernández, cometidos en 2004, han sufrido injustificables giros judiciales, encaminados a librar a los políticos sospechosos de verse acusados de ser los autores intelectuales de los mismos. En ambos casos, la justicia se ha mostrado más dura con los ejecutantes o los intermediarios. Por esta lentitud e ineficacia, la Sociedad Interamericana de Prensa y el Consejo de Prensa Peruana han pedido, en 2008, al presidente de Perú, un juzgado especial para los delitos relacionados con la prensa.

 

Las agresiones sufridas por la prensa se cuentan por decenas. El Comité para la Protección de los Periodistas cita el caso de Elizabeth Salinas, reportera del Conoeste en Chosica, que denunció en enero haber sufrido amenazas de muerte después de informar sobre las denuncias por acoso sexual que pesaban sobre el alcalde de dicha ciudad. Igualmente, Paúl Garay Ramírez, director de El Pueblo de Pucallpa, sufrió un intento de secuestro por publicar un artículo de investigación en el que se vinculaba a un funcionario del gobierno con la compra ilegal de tierras.
Estos son solo algunos de las agresiones que han sufrido los periodistas peruanos en 2008. La SIP añade otras muchas como las de Mabel Cáceres Calderón, Gudelia Gálvez Tafur, Genaro Alvarado Tuesta o Américo Zambrano; en todos estos casos las autoridades políticas o policiales estaban detrás de las agresiones, por ello, insiste en la necesidad de que el país tenga una ley de acceso a la información. El Consejo de la Prensa Peruana y la SIP continuaron denunciando un retroceso en la implementación de la Ley de Transparencia y Acceso a la información Pública en el Congreso de la República. Pese a que los congresistas ya venían siendo denunciados por negarse a responder a solicitudes de información relacionadas a sus gastos operativos, el 24 de septiembre la Mesa Directiva aprobó una directiva eximiéndolos de rendir cuentas.
Para concluir, también en material judicial, RSF afirma que, con el largo proceso de Alberto Fujimori, Perú empieza a saldar sus cuentas con el pasado. Acusado de graves violaciones de los derechos humanos cometidas durante su presidencia y condenado, el 7 de abril de 2009, a veinticinco años de cárcel, el antiguo Jefe del Estado estaba inculpado, entre otras cosas, del secuestro en 1992 del periodista Gustavo Gorri.

 




 
 
Año
Muertos según IPI *
Muertos según IFJ**
Ranking RSF***
Puntuación RSF
Clasificación FH****
Puntuación FH

1994

 

 

 

 

Parcialmente libre

58

1995

 

 

 

 

Parcialmente libre

57

1996

 

 

 

 

Parcialmente libre

60

1997

0

 

 

 

Parcialmente libre

56

1998

0

 

 

 

Parcialmente libre

59

1999

0

 

 

 

Sin libertad

63

2000

0

1

 

 

Sin libertad

67

2001

1

0

 

 

Parcialmente libre

40

2002

0

0

36

9,5

Libre

30

2003

0

0

55

10,25

Parcialmente libre

35

2004

2

2

123

40

Parcialmente libre

34

2005

0

0

116

33,33

Parcialmente libre

40

2006

0

0

112

28,25

Parcialmente libre

39

2007

1

1

117

37,38

Parcialmente libre

42

2008

0

0

108

26,25

Parcialmente libre

44