CUBA [informe 2008]

   
     
 

En materia de libertad de expresión, poco puede añadirse sobre la situación de Cuba con respecto al año anterior. El país ocupa la última situación en el ranking de RSF entre los países latinoamericanos y una de las últimas posiciones del mundo. Sin embargo, para esta institución se ha producido una leve mejora en el país por la liberación de un periodista encarcelado. La mediación de España, Estados Unidos y otros países americanos es la única oportunidad de mejorar que observan las instituciones que monitorean la libertad de prensa para un país en el que, por su régimen político, las únicas informaciones que llegan sobre los obstáculos que afronta la prensa independiente se refieren a los periodistas encarcelados.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) lamentaba que a principios de 2008 se celebraran en Cuba unas elecciones para la Asamblea nacional que, más correctamente, habría que denominar designación de cargos, pues sólo iba a ser electos los miembros del partido único de Raúl Castro. Y ello hacía presagiar que, en este año, pocas novedades iban a vivirse en el país en materia de derechos humanos; como así ha sido.

El informe de la Cátedra Unesco de Comunicación de 2008 vuelve a centrarse en los mismos aspectos que se denunciaron el año anterior sobre el país puesto que el ostracismo informativo del régimen cubano dificulta el acceso al resto de problemas que afrontan los periodistas en su quehacer diario. Por ello, la situación de los veinticuatro periodistas encarcelados –la mayoría desde la “Primavera negra” de 2003- y las dificultades para acceder a Internet son los aspectos más conocidos de la represión informativa.

En 2008 se han contabilizado, no obstante, dos noticias positivas en la isla. En primer lugar, todas las instituciones se felicitan de que, el 15 de febrero de 2008, quedaran en libertad cuatro disidentes detenidos cuando durante la “Primavera negra”. Entre ellos se encontraban los periodistas independientes Alejandro González Raga y José Gabriel Ramón Castillo, condenados a una pena de catorce años de cárcel. Los cuatro fueron recibidos en Madrid, en las primeras horas de la tarde del 17 de febrero.

La liberación se produjo después de la mediación del gobierno español. RSF, que recoge el deseo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU de que la mediación internacional produzca más cesiones del gobierno cubano, felicita la labor del ejecutivo de España: “El diálogo - necesariamente difícil cuando se trata de los derechos humanos - iniciado por el Presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y su Ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, con las autoridades de La Habana, comienza a dar resultados. A estas cuatro puestas en libertad podrían muy pronto seguir otras tres, y nos felicitamos por ello. El gesto efectuado por el gobierno cubano se ha producido una semana antes de la designación de su nuevo brazo ejecutivo, el Consejo de Estado, que podrá confirmar la presidencia asumida interinamente por Raúl Castro, en julio de 2006. Este contexto no debe hacer olvidar que al día de hoy permanecen encarcelados veintitrés periodistas cubanos, por el único motivo de haber hecho su trabajo sin autorización de un régimen que no tolera la existencia de prensa independiente. Recordamos también que estas últimas puestas en libertad condenan a sus beneficiarios al exilio”.

En este mismo sentido, el 23 de junio la Unión Europea levantó las medidas restrictivas contra Cuba y esta institución insistía en que se produjeran más gestos de este tipo en la isla. Las instituciones que monitorean la libertad de expresión esperan que el contacto con la UE y, desde el discurso de abril de 2009 de Barack Obama, con Estados Unidos pueda contribuir a mejorar la situación de los derechos humanos en la isla.

La segunda noticia positiva para el periodismo cubano es la existencia de un grupo de jóvenes periodistas que han encontrado en Internet un espacio para la disidencia.  Yoani Sánchez es la cabeza visible de este movimiento. Una periodista joven que edita su blog crítico desde La Habana, salvando como puede las restricciones que impone el régimen cubano para conectarse a la red. La ciberdisidencia es la única forma para opinar sobre la situación de Cuba de los periodistas críticos con el régimen.


 

Sánchez ha obtenido este año el premio Ortega y Gasset de periodismo, convocado por el diario El País, pero no pudo asistir a Madrid a recoger su premio porque las autoridades cubanas impidieron el viaje dos veces, negándole el pasaporte. 
El acceso a Internet continúa restringido en la isla. Además, la Sociedad Interamericana de Prensa  (SIP) contabiliza unos doce blogs críticos frente a los 200 que ha auspiciado el gobierno cubano de periodistas oficialistas. SIP denuncia que el acceso a internet continúa restringido para la población. Sólo organismos estatales, instituciones educacionales y extranjeros que abonan el servicio en moneda convertible pueden establecer conexiones con la red. En la mayoría de los centros laborales y estudiantiles conectados a la red son inaccesibles los servidores Yahoo y MSN de Hotmail. Para controlar el contenido de la red, las autoridades del Ministerio de la Informática y las Comunicaciones han dado prioridad al uso general de la “intranet”, que sólo permite el acceso a páginas de publicaciones y entidades nacionales, o a aquellas afines a la política cubana en el exterior.

El Comité Para la Protección de los Periodistas (CPJ) informa de que el gobierno de Raúl Castro permitió, en abril, que los cubanos compraran ordenadores y móviles. Sin embargo, el precio de los equipos y la conexión a Internet es tan alto, con respecto a los salarios, que resulta prohibitivo para toda la población. De manera que el acceso a Internet sigue siendo minoritario y restrictivo en el país. Sólo los funcionarios, cargos públicos y turistas tienen posibilidades reales de conectarse.

Es también CPJ quién publicó en 2008 un exhaustivo trabajo titulado La Larga Primavera Negra de Cuba, sobre la situación de los periodistas encarcelados con motivo del quinto aniversario de estos hechos. La institución pide al gobierno de la isla que libere a todos los periodistas que están presos por querer ejercer la libertad de informar y que se eliminen completamente las condenas de aquellos que han sido liberados por motivos de salud. CPJ explica que la situación es insufrible para los periodistas, que están encarcelados en condiciones infrahumanas, y para sus familias; pero no sólo por la impotencia de tener a un familiar cumpliendo condena por ejercer un derecho reconocido en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, sino también porque sobre las familias pesa la restricción de no poder optar a empleos públicos. Esto es especialmente preocupante en Cuba pues el Estado es el único empleador del país.

CPJ ha seguido el caso de Laura Pollán, activista de derechos humanos y esposa del periodista independiente preso Héctor Maseda Gutiérrez, que ha contado cómo está interviniendo su teléfono y su cuenta de correo y cómo es seguida por agentes de la seguridad del estado. El CPJ honró a Maseda Gutiérrez, 65, el periodista preso de mayor edad, con un Premio Internacional a la Libertad de Prensa 2008.

En 2008, Cuba ha sufrido los efectos de dos devastadores huracanes Gustav e Ike. SIP ha denunciado los intentos del gobierno de la isla de limitar la información sobre los daños causados por los huracanes. La institución denuncia que sólo se permitía el acceso a las zonas más afectadas a los periodistas extranjeros y que, para los periodistas locales, se han instalado incluso leyes que impiden el desplazamiento sin previo consentimiento de una ciudad a la otra. Estas mismas leyes impiden asentarse en La Habana sin autorización previa.

Además de todos estos aspectos, la SIP contabilizó en 2008 71 acciones represivas contra el ejercicio periodístico independiente, incluyendo intimidaciones, multas, decomisos, deportaciones a su provincia de origen, arrestos temporales, interrupciones telefónicas, y violaciones de la correspondencia postal y electrónica. Numerosas detenciones han ocurrido en las cercanías de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana, donde los periodistas acuden para obtener información y usar Internet. Son arrestados temporalmente acusándoseles de “actos provocativos y mercenarios” al servicio de una potencia extranjera.

 

 



 
 
Año
Muertos según IPI *
Muertos según IFJ**
Ranking RSF***
Puntuación RSF
Clasificación FH****
Puntuación FH

1994

 

 

 

 

Sin libertad

96

1995

 

 

 

 

Sin libertad

90

1996

 

 

 

 

Sin libertad

90

1997

0

 

 

 

Sin libertad

95

1998

0

 

 

 

Sin libertad

95

1999

0

 

 

 

Sin libertad

94

2000

0

0

 

 

Sin libertad

94

2001

0

0

 

 

Sin libertad

94

2002

0

0

134

90,25

Sin libertad

96

2003

0

0

165

97,83

Sin libertad

94

2004

0

0

166

106,93

Sin libertad

96

2005

0

0

161

87

Sin libertad

96

2006

0

0

165

95

Sin libertad

96

2007

0

0

165

96,17

Sin libertad

96

2008

0

0

169

88,33

Sin libertad

94