CHILE [informe 2008]

   
     
 

Los medios chilenos disfrutan de un clima de libertad, que va más allá del simple enunciado del derecho a la libertad de expresión garantizado por la Constitución. La labor informativa se desarrolla libremente en Chile. Su posición en la clasificación de Reporteros Sin Fronteras mejora significativamente tras varios años de descenso. Para la Freedom House, es un país libre en esta materia.

Después de la larga dictadura militar de Augusto Pinochet, en 2001, el presidente Ricardo lagos firmó una ley de prensa en la que se derogaban algunas de las provisiones más punitivas de la Ley de Seguridad Interior del Estado. Desde entonces, tanto los medios impresos como los audiovisuales se realizan críticas al Gobierno y se cubren los casos de corrupción y abusos contra los derechos humanos, también los realizados durante la época de Pinochet, sin censura.
A principios de 2007, la Corte Suprema dictó una ordenanza por la que se limitaba el acceso de los periodistas acreditados a los tribunales del país. Los periodistas se movilizaron porque consideraban que esta medida atentaba contra la libertad prensa.
La ordenanza limitaba el acceso a los funcionarios judiciales y ponía determinados impedimentos para estacionar cerca de los tribunales a la prensa. La Agrupación de Periodistas y Camarógrafos de los Tribunales de Justicia y el Colegio de Periodistas de Chile se opuso desde un primer momento a esta medida.
Apenas dos semanas después de que se publicara esta ordenanza, la propia Corte Suprema anunció que renunciaba a aplicar este decreto que ella misma había dictado. La reacción provocada en la prensa por esta medida, que limitaba los desplazamientos de los periodistas y las posibilidades de efectuar entrevistas en los recintos judiciales, hizo que la institución declarara “sin efecto” esta ordenanza. La Relatoría de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos valora positivamente que cuatro días más tarde, la Corte Suprema decidiera dejar sin efecto esta ordenanza.
La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) felicita además la reglamentación con respecto a la distribución de la publicidad gubernamental. Tras un año de trabajo, una comisión investigadora, ha dictaminado un informe en el que se recogía que “la publicidad oficial no puede ni debe operar como un subsidio para los medios de comunicación social.” Quedaron descritos los procedimientos para distribuirla.
 En lo fundamental, una entidad de gobierno denominada Chilecompra, llama a una licitación pública cada seis meses en la cual participan los medios de comunicación interesados. Luego, tomando como base sólo criterios de circulación y precios, selecciona a los medios y suscribe con ellos un convenio marco para la difusión de los avisos.
El 6 de marzo de este año la Cámara de Diputados creó la Comisión Especial sobre Medios de Comunicación, que, a juicio de la SIP, tiene unos objetivos demasiado amplios y poco definidos. Quedó formada por 13 parlamentarios y presidida por el diputado Jaime Mulet. La comisión, por ahora, está recibiendo testimonios de personas vinculadas a los medios de comunicación y de autoridades de gobierno con funciones en el área informativa.
Este año se ha publicado el Barómetro de Acceso a la Información en Chile. Es un estudio que busca mostrar las percepciones de los periodistas sobre el nivel de acceso a la información pública en el país. A través de la evaluación de las principales trabas y también de una serie de instituciones tanto de gobierno como privadas con responsabilidad pública. Este año la organización y coordinación estuvo a cargo de la Fundación de la Prensa con el apoyo de la Universidad Diego Portales y del Programa de Medios de Comunicación y Democracia en Latinoamérica de la Fundación Konrad Adenauer.

 

Realizaron un estudio cualitativo, con entrevistas a periodistas de medios escritos y audiovisuales. Resulta positivo que, para un 42.6% de la muestra, el acceso a la información pública haya mejorado en los cinco últimos años. Sólo para un 6.9% ha empeorado y, para la mayoría, un 50.5% se ha mantenido.
Este enfrentamiento entre medios públicos y privados preocupa al CPJ porque pude afecta al proceso de reforma constitucional que actualmente vive Bolivia. Esperan que a finales de 2007, la nueva carta magna esté redactada y lista para ser sometida a referéndum popular. Las instituciones que monitorean la libertad de expresión están expectantes sobre la regulación final de dicho derecho en el nuevo texto.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos también da importancia a algunas agresiones sufridas por los periodistas bolivianos. En el año 2007 la Relatoría Especial ha recibido varias denuncias de agresiones contra periodistas y medios de comunicación. Destaca su preocupación en particular por las que se desarrollaron en el entorno de la discusión de la reforma constitucional. En agosto de 2007, varias manifestaciones organizadas en torno de la Asamblea Constituyente derivaron en agresiones físicas contra reporteros y contra las instalaciones de Radio Patria Nueva.
Mientras tanto, Bolivia se incorpora lentamente a las nuevas tendencias en periodismo participativo. A pesar de la baja cantidad de usuarios de Internet en el país (menos del 20%), los blogs se están convirtiendo en un canal de comunicación cada vez más utilizado por los jóvenes que lamentan no encontrar otro medio que se adapte a sus gustos e intereses en el panorama boliviano. No se puede decir que son medios masivos, ya que su alcance es limitado y circunscrito a una comunidad de ‘blogueros’, pero sí se los puede considerar como nuevos espacios con impacto en determinadas capas sociales. Actualmente existe más de 600 blogs hechos en Bolivia.
Los periodistas reconocen, además, que el Banco Central, el Senado y la Cámara de Diputados son las tres mejores instituciones en el suministro de información a los medios, por encima de la policía, las empresas sanitarias, la iglesia católica, los tribunales o los ministerios. Y, en todos los apartados evaluados, es el Banco Central la institución que más información suministra y de forma más confiable.
Como conclusión, los periodistas chilenos expresan una percepción positiva en cuanto a la evolución del acceso a la información en instituciones públicas o privadas pero entienden que existe un amplio espacio para mejorar, especialmente en lo referido a la calidad de la información.
Entre las instituciones peor evaluadas figura EFE, algo que se justifica por la crisis en que ha estado envuelta la empresa en los últimos meses en el país. Sin embargo, Metro también tuvo problemas en los últimos meses pero su evaluación es significativamente mejor, lo que podría hablar de un manejo comunicacional más adecuado. Otro punto que resalta al comparar los resultados de años anteriores es la baja generalizada de las instituciones de gobierno en todos los ámbitos.
En todas las clasificaciones de RSF en el ranking de países, desde el año 2002, Chile ha ocupado uno de los primeros lugares entre los países latinoamericanos. En 2002 ocupaba una posición privilegiada, el número 24, por delante de varios países europeos. Tan sólo Costa Rica (15), Ecuador (20) o Uruguay (21), la adelantaban. Dos años después, tras un empeoramiento generalizado de la situación en el continente, el país cayó hasta el puesto 42 –igual que Uruguay- pero, aún así, sólo El Salvador (28), la República Dominicana (31) y Costa Rica (35), la aventajaban.  Y, en la última edición de RSF, el país se afianza en la posición 49 –tan sólo aventajado por Costa Rica (29), Panamá (39) y El Salvador (41)- pero ya superando a la República Dominicana (52) y Uruguay (57).

 
 
Año
Muertos según IPI *
Muertos según IFJ**
Ranking RSF***
Puntuación RSF
Clasificación FH****
Puntuación FH

1994

 

 

 

 

Libre

30

1995

 

 

 

 

Libre

30

1996

 

 

 

 

Libre

28

1997

0

 

 

 

Libre

30

1998

0

 

 

 

Libre

27

1999

0

 

 

 

Libre

27

2000

0

0

 

 

Libre

27

2001

0

1

 

 

Libre

27

2002

0

2

24

6,5

Libre

22

2003

0

4

37

6,83

Libre

22

2004

0

3

42

10

Libre

23

2005

0

2

50

11,75

Libre

24

2006

0

3

49

11,63

Libre

26

2007

0

2

39

12,13

Libre

30

2008

0

0

56

11,50

Libre

30